viernes 29 de mayo de 2020
Inicio Naturaleza Recoger conchas afecta los ecosistemas

Recoger conchas afecta los ecosistemas

Estamos en pleno verano (austral) y muchos de nosotros hacemos algo en estos días: ir a la playa. Además, ahora, como desde chicos, nos gusta recoger conchas de la playa. Sea porque nos parezcan bonitas, porque queramos una, o por sencilla inercia porque “estamos en la playa”, recoger conchas es un pasatiempo que en apariencia es inofensivo. Sin embargo, investigaciones recientes apuntan a que, en realidad, con el tiempo verdaderamente puede llegar a afectar el ecosistema local.
De 1978 a 1981, y luego de 2008 a 2010, se ha estudiado la playa Llarga, en España. En ese lapso, la cantidad de turistas se ha multiplicado por 30, mientras que la cantidad de conchas se ha reducido en 70% durante julio y agosto, y en 60% el resto del año. Sin nuevo crecimiento urbano en sus alrededores desde los años 1970, y sin nuevas zonas pesqueras, todo pareciera indicar que el aumento de turistas es la única razón por la cual las conchas se están acabando en esta playa.
explicacionconchasLas conchas cumplen numerosas funciones en un ecosistema. Proveen un hogar o una superficie a la que que diversos animales marinos pueden adherirse, como algas, praderas marinas, esponjas marinas y otros micro y macroorganismos.
Por ejemplo, los cangrejos hermitaños necesitan conchas para poderlas emplear como una armadura protectora, mientras que algunos peces las utilizan para esconderse de sus depredadores. Así, las conchas cumplen objetivos que van desde la continuación de un ecosistema marino hasta servir de ayuda para que aves puedan construir sus nidos.
Por lo tanto, recoger conchas en la playa puede dejar a diferentes animales sin los medios necesarios para conseguir algo que cualquier ser vivo, por naturaleza, intentará seguir haciendo: vivir.
El líder del estudio, Michał Kowalewski, de la Universidad de Florida, expone que los humanos ciertamente pueden afectar un ecosistema a través de actividades aparentemente inofensivas. Por eso, agrega, es necesario llevar a cabo más investigaciones para entender el impacto que recoger conchas pudiera tener en los ecosistemas. Las Bahamas, por ejemplo, es uno de los países que reconocen esa tendencia como una amenaza, pues limita la cantidad de conchas que un turista puede exportar sin permisos especiales. La recomendación, en todo caso, es bastante sencilla: si vas a la playa, no recojas conchas.
Fuentes:
Stephenie Livingston-Florida (2014). Shell-seeking Tourists Leave Beaches Exposed.
Michał Kowalewski, Rosa Domènech y Jordi Martinell (2014). Vanishing Clams on an Iberian Beach: Local Consequences and Global Implications of Accelerating Loss of Shells to Tourism – Investigación publicada.

Luis Butten
Luis busca compartir la fascinación que siente por entender el mundo que nos rodea, ofreciendo explicaciones científicas con un lenguaje accesible. Como diría Marie Curie: "Nada en la vida debe ser temido, solo comprendido". Con Biorígenes, desea precisamente eso: que todos temamos menos porque comprendemos más, puesto que no hay misterio tan oscuro sobre el que la luz de la razón no pueda brillar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa su comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

- Advertisment -

LO ÚLTIMO

Así podrían ser los restaurantes del futuro

Los restaurantes del futuro se verían muy distintos a los de hoy. Adoptarían medidas para asegurar el distanciamiento social y evitar contagios de COVID-19.

¿Las vacunas causan autismo?

Las vacunas no causan autismo. El rumor se debe a una investigación fraudulenta de 1998, y descartada una y otra vez con estudios hechos desde entonces.

¿Qué son los dragones azules encontrados en Texas?

Los dragones azules encontrados en Texas son moluscos invertebrados. ¡Su tamaño diminuto es inversamente proporcional a lo fascinantes y poderosos que son!

Así podrían ser los aviones después del coronavirus

La industria de los viajes se está reinventando. Ahora el distanciamiento social entrará en los aviones para hacerlos seguros después del coronavirus.

Últimos comentarios